Todas las Investigaciones
Martes, Ene 17 2017

Investigación destacada: Sin miedo a las Farc

Escrito por

Óscar Agudelo y Konstantin Schönfelder son los autores de esta crónica, que narra la historia de María Yazmín, una exguerrillera de las Farc que decidió dejar el grupo armado y rehacer su vida en Caquetá.

La investigación hace parte del proyecto ‘Punto de Giro: Colombia después del acuerdo de paz’, resultado de una iniciativa de cooperación entre Consejo de Redacción, la Fundación Konrad Adenauer-Stiftung (KAS) y el proyecto JONA, que pretende visibilizar historias del conflicto armado en regiones poco conocidas de Colombia -las que han vivido más fuertemente la violencia- en una narrativa periodística no tradicional. 18 periodistas, 9 alemanes y 9 colombianos recorrieron varias regiones de Colombia fuertemente afectadas por el conflicto armado, buscando historias de construcción de paz. 

Agudelo y Schönfelder viajaron a el Caquetá y narran la historia de María Yazmín: 

María Yazmín es madre, esposa y comerciante. Estuvo en la guerrilla, se les escapó y ahora no tiene miedo de vivir en Caquetá, tierra en la que las Farc ha dominado.

 

Se voló de la guerrilla en 2011 y ahora día tras día les ayuda con las tareas, hace el almuerzo y luego se va al negocio que montó con Alcides, su segundo esposo que conoció el mismo año en que se escapó de las Farc e inició el proceso de reintegración a la civilidad.

María Yazmín ya lleva seis años sin miedo. Hace parte de los 58.258 desmovilizados que desde 2002 han dejado uno de los varios grupo armados ilegales que operan en el país, solo de las Farc hay 18.616 desmovilizaciones registradas, lo anterior según cifras de la Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR”.

Óscar Agudelo, asociado CdR y periodista de Colombiacheck, cuenta los detalles de la reportería y producción de esta historia; los retos del trabajo en una región tan afectada por la violencia, y la importancia de la mirada extranjera a las problemáticas colombianas.

¿Cómo llegó a esta historia? 

El equipo de periodistas coordinadores de la actividad, tanto de Colombia como de Alemania, tenían ya unas temáticas que nos plantearon a cada una de las parejas que irían a las regiones de Colombia. 

Mi temática, junto a mi compañero alemán Konstantín, era examinar cómo ha sido el proceso de reincorporación a la vida civil de un exguerrillero que ya se hubiese sometido a los planes de desmovilización y reincorporación del gobierno. Bajo esa temática exploramos varios perfiles y nos encontramos con María Yazmín, una mujer que se fue para las Farc buscando un mejor porvenir económico para sus hijos y familia, pero que luego de entrar en la guerrilla se dio cuenta que el dinero era solo manejado por los altos mandos de las Farc. 

María Yazmín se escapó de las Farc e inició su proceso de reincorporación en Florencia, Caquetá, una zona de gran influencia de ese grupo armado. 

Le preguntamos si tuvo miedo de iniciar su proceso de reincorporación en Florencia y dijo que no, respondió: "Una vez ya en Florencia me encontré con un miliciano de las Farc y me dijo que si no tenía miedo. Yo le dije que no tenía miedo porque no me escapé para "sapiar" a nadie ni a delinquir, ni nada malo. Yo me escapé por mis hijos y por empezar una nueva vida". 

¿Qué tipo de relación debe establecer un periodista con el protagonista de la historia?

Creo que la relación que un periodista debe establecer con su personaje debe ser sincera y paciente. El personaje debe saber que el periodista está ahí para escuchar su verdad, pero también debe tener claro que está ahí para narrar una historia a miles de personas. 

La relación debe ser fraternal. El periodista debe entender que su papel es importante porque es muy probable que esté haciendo preguntas que nunca nadie le ha hecho y, probablemente, nunca le harán, ni siquiera sus seres más allegados.

La relación debe ser totalmente humana aunque nunca el periodista debe olvidar cuáles pueden ser las intenciones de su personaje. En esta Colombia llena de víctimas en muchas ocasiones la intención de un personaje es la de ser escuchado, explicar lo que hizo o lo que le hicieron, llorar, hablar y hablar por horas. Sentirse escuchado. El periodista está para escuchar y ser humano pero nunca debe perder su norte, está allí para narrar una historia pero para narrarla bajo todas las aristas posibles. 

En el caso de María Yazmín aunque estuvo con los victimarios también fue víctima y eso era lo que quería contar: las circunstancias que la llevaron a la guerrilla, su tenacidad para volarse del monte, su talante para hacer de oídos sordos a los prejuicios. María Yazmín se sentía orgullosa y quería contar cómo se voló de las Farc y empezó una nueva vida siendo una pequeña empresaria, una madre y una esposa.

¿Es importante hacer seguimiento a esta historia? 

Sí, es una manera de ver cómo están funcionando los planes de reincorporación a la vida civil del gobierno. María Yazmín muestra que los planes de reincorporación del gobierno pueden estar bien o mal elaborados pero que en una buena medida el renacer de las personas desmovilizadas y reincorporadas depende de ellos mismos. 

¿Qué le aportó a esta investigación el periodista extranjero con el que trabajó ?

Siempre es enriquecedor ver cómo nos ven desde afuera. 

El principal aporte de él es que me invito a reflexionar sobre la importancia de nuestro oficio, tenemos un compromiso de narrar ese país rico que muchas veces no contamos por estar pendiente de la agenda de los grandes medios y de la propia clase política. 

El gran aporte de él fue reflexionar sobre ese montón de Colombia tan diversa que aún no ha sido narrada. 

Lee la investigación completa aquí.

 

Visto 322 veces