Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Milene Jaraba y Carlos Vergara, candidatos a la Gobernación de Sucre y la Alcaldía de Sincelejo apadrinados por el controvertido excongresista, aseguran que hasta el 16 de octubre habrían desembolsado $384 millones. Ambas campañas estarían burlando la regulación de gastos de publicidad.

 

Luego de obtener una arrolladora votación, más de 128.000 sufragios que lo llevaron por segunda ocasión a la Cámara de Representantes en marzo de 2014, y tras de renunciar al Congreso (en octubre del mismo año) para aspirar a ser el gobernador de Sucre, Yahir Acuña está a punto de ‘coronar’ su meta y para lograrlo usa a su esposa, Milene Jarava, la más firme candidata a dirigir los destinos de ese departamento, como punta de lanza en su intención de consolidar su ‘imperio’.

Gracias a una larga lista de apoyos políticos de todos los colores e ideologías, pilares en los que basa el fortalecimiento de su poder político en esa región, este ingeniero de 34 años, que se hizo famoso en Colombia por ser el representante investigador del expresidente Álvaro Uribe en la Comisión de Acusaciones (aunque sus pesquisas no alcanzaron para llevar al exmandatario a juicio), está ad portas de ganar con el partido Opción Ciudadana, no solo la gobernación sino las alcaldías por lo menos 8 de los 26 municipios de Sucre.

Pero el éxito de Acuña en su meteórica carrera política podría no deberse solo a su olfato político. La Fundación Paz y Reconciliación, Pares, que dirige León Valencia, lo ha señalado por haber recibido, presuntamente a partir de 2010, financiación del narcotráfico. 

Esta influencia económica le habría llegado a través de Juan Carlos Martínez Sinisterra, “quien tuvo relaciones con algunos narcotraficantes del Pacífico colombiano que operaban en Panamá”. Según la Fundación Pares, “sus posibles nexos con los narcos en esta región explicarían el derroche de dinero en sus campañas electorales desde 2010”, así como decisiones impulsivas al renunciar a la Cámara de Representantes tres meses después de haberse posesionado.

Acuña tiene, además, un total de 13 investigaciones disciplinarias y penales: Seis ante el Consejo de Estado por pérdida de investidura al no cumplir los requisitos para posesionarse en su curul, seis procesos de indagación preliminar y un proceso formal ante la Corte Suprema de Justicia por presuntos nexos con paramilitares, entre 2003 y 2005.

Y aunque ha ido perdiendo terreno en los últimos sondeos, la maquinaria política de Acuña en Sucre –con todo y sus cuestionamientos– continúa avanzando en su intención de consolidar su poder en el departamento por interpuesta persona, su esposa Milene Jarava, avalada por Opción Ciudadana.

Esta es la parranda que se armó durante el lanzamiento de las campañas del partido Opción Ciudadana en Sucre. Se puede ver a Yahir Acuña, su esposa Milene Jarava y otros candidatos bailando con la comparsa.

Si bien en un comienzo los políticos tradicionales intentaron crear un ‘toconyá’ o ‘Todos contra Yahir’, el exrepresentante a la Cámara tuvo dos ‘hits’ electorales al iniciar la campaña: Que la Unidad Nacional (especialmente el Partido de la U) no pusiera un aspirante de peso que rivalizara con su esposa y que, luego de las inscripciones de julio, varios congresistas reconocieran públicamente su apoyo a Milene Jarava.

El polémico excongresista Yahir Acuña señala como sus rivales políticos se unieron en su contra al comienzo de la campaña pero poco a poco desistieron y fueron llegando a brindar su apoyo a la candidatura de su esposa a la gobernación de Sucre.

De todos los apoyos logrados, Acuña se enorgullece de mostrar los de ocho parlamentarios: Del Partido de la U el senador Musa Besaile, uno de los mayores electores en la Costa, especialmente en Córdoba; así como Miguel Amín, José David Name y Eduardo Pulgar.

Personas cercanas al exrepresentante indican que el acompañamiento masivo de la U se veía venir pues aunque en un principio el partido no lo respaldó públicamente, estaba claro que la primera parte del compromiso era no inscribir un candidato de esa colectividad para luego llegar en medio de la campaña sin hacer mucho ruido.

En el Partido Conservador ha sucedido algo similar, aunque explican desde la dirigencia que los apoyos son individuales y no representan a los azules. De este partido Nora García y Yamina Pestana acompañan la aspiración de Milene.

La primera tiene pendiente desde marzo de 2011 una investigación en la Corte Suprema de Justicia, cuya sala penal intenta esclarecer si hubo o no relación de la parlamentaria conservadora con el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas, como lo aseguran algunos testigos.

La segunda es hermana del condenado parapolítico Pedro Pestana, el principal aliado de Acuña en las actuales elecciones y a quien, dicen en los corrillos políticos, entregaría la Secretaría de Salud de quedar elegida su esposa.

Por último están los congresistas de partidos afines a Acuña como Antonio José Correa y Doris Vega, de Opción Ciudadana, así como José Carlos Mizger de 100% Colombia, el movimiento fundado por el polémico excongresista.

A las bases políticas de estos senadores se suman los apoyos cuestionables que han girado alrededor de la candidatura de su esposa. El primero es el de Pestana, a quien ha reconocido públicamente como su aliado, pero también lo han vinculado con el círculo de Enilse López, ‘la Gata’, a través de personas como Jorge Abisambra, quien estaría financiando la campaña; con el detenido Juan Carlos Martínez Sinisterra y con Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, (esposo de la senadora Doris Vega) quien presionó para que Opción Ciudadana entregara el aval a Milene.

En defensa de los ataques a la campaña contra su esposa, Milene Jarava, al excongresista Acuña no le ha temblado el pulso para señalar a sus rivales de narcotráficantes y mal agradecidos.

Yahir Acuña le dedica una palabras al congresista y le recuerda que lo ayudó a ganar las elecciones. Le recomienda que no sea mal agradecido.

En la capital, Sincelejo, su carta es Carlos Vergara Montes, político cercano al conservatismo que en esta ocasión se lanza por Opción Ciudadana y que en agosto pasado fue denunciado por haber plagiado, presuntamente, el plan de Gobierno de Cartagena que en el 2013 presentó la entonces candidata Mercedes Maturana. Vergara Montes negó este señalamiento y dijo que en un mal entendido porque Maturana hace parte de su equipo de campaña.

Es así como, según los cálculos de Acuña, no solo llevará a su esposa a la gobernación sino que también logrará la mayoría de las alcaldías gracias a alianzas con otros grupos políticos en Sucre, donde se dice, se da el lujo de tener varios aspirantes en un mismo municipio.

Cuentas poco claras

A pesar de las multitudinarias manifestaciones y la cuantiosa publicidad, la campaña de Milene Jarava a la gobernación de Sucre solo reportaba un total de gastos por $96 millones.

Más allá del contexto político, de adhesiones y traiciones, llama la atención que las dos campañas más visibles y apadrinadas directamente por Acuña, que por las fotos publicadas en sus perfiles de las diferentes redes sociales y los medios locales dan cuenta de multitudinarias manifestaciones, reportan ingresos y gastos muy bajos para la magnitud del personal que los acompaña.

El viernes 16 de octubre, al revisar los reportes de Cuentas Claras, el portal que Transparencia por Colombia y el Consejo Nacional Electoral disponen para que los candidatos informen a los ciudadanos sus ingreso y gastos durante la campaña, se observa que Milene Jarava, la esposa de Acuña y aspirante a la gobernación de Sucre, tan solo había tenido ingresos por $170 millones, los cuales en su totalidad provenían de aportes de su familia: Su hermano Jorge Luis Jarava aportó $120 millones y su madre, Kety Díaz Santos, le dio otros $50 millones.

Con esos recursos y de acuerdo con la información depositada en el portal, la candidata solo ha gastado $96 millones en un contrato de publicidad con Yesith Rafael Prens Martínez a quien abonó esa cantidad. Fuentes cercanas a la campaña refirieron que este es un empleado de Génova Litografía, la imprenta que tiene Acuña en Sincelejo, así que no se explican “por qué aparece recibiendo ese dinero cuando no se le conoce habilidad alguna en el manejo de pauta publicitaria”.

Las cuentas presentadas por Jarava sobre el desarrollo de su campaña son poco transparentes pues a pesar de vanagloriarse en sus redes sociales de las multitudinarias concentraciones que realiza en diversos municipios de Sucre, hasta ahora no reporta ante el Consejo Nacional Electoral un solo peso en gastos por actos públicos,

servicios de transporte o administración. Tal parece que en su campaña solo trabajara ella y responsable de la publicidad, porque no reporta pagos para asesores políticos, ni asistentes logísticos u otros roles que son indispensables para desarrollar el proselitismo durante la campaña.

Sobre los gastos en publicidad de la aspirante a la Gobernación por Opción Ciudadana, se conocen al menos tres publicaciones de media página en el Meridiano de Sucre y el alquiler de un parapente que sobrevuela las calles de Sincelejo, estrategia compartida con Carlos Vergara, candidato a la Alcaldía de ese municipio por el mismo partido de Acuña.

Este video muestra al parapente con el anuncio del candidato a la alcaldía de Sincelejo, Carlos Vergara Montes.

Sobre el flujo de dinero en la campaña de Vergara, a la misma fecha de la consulta en el portal Cuentas Claras, el candidato aparece con $214 millones en sus ingresos y gastos por $212 millones, estos últimos corresponden a $22 millones por administración, $20 millones destinados para inversión en materia y publicaciones, $3.5 millones gastados en actos públicos y $166 millones en publicidad.

Sobre los gastos de Vergara en publicidad llama la atención que pese a no reportar obligaciones pendientes de pago, la mayor parte de los rubros contratados en esta área señala que son anticipos. 

Así sucede con la Casa Editorial de las Sabanas SAS (Razón social que cobija al diario El Meridiano de Sucre) con quienes ha contratado publicidad en tres ocasiones mediante anticipos que suman un total de $27.5 millones. 

Aunque en realidad el mayor contratista de publicidad de la campaña de Vergara es Gabriel Antonio Monterroza Olivera, quien ha recibido cuatro pagos que suman $118 millones. Este es el hijo del dueño del canal regional Más TV, cuya señal llega a 22 municipios de Sucre. ¿Por qué Vergara, que para ganar la alcaldía de Sincelejo solo necesita los votos de esta ciudad, se gasta el 55% de su presupuesto de publicidad en un canal que cubre buena parte del departamento?

Yahir Acuña aprovecha muy bien el espacio que el noticiero del canal regional Más TV le proporciona gracias a los $118 millones que la campaña su candidato a la alcaldía de Sincelejo, Carlos Vergara Montes, le ha pagado.

Completa su gasto en publicidad con contratos por $10 millones para el Canal 12 de Sincelejo, $7.5 millones para el periódico El Heraldo de Barranquilla y, finalmente, $3.5 millones para Radio Cadena Nacional SA, que es la razón social de RCN radio.

Sincelejo, en la incertidumbre

Pese a que el candidato Carlos Vergara Montes del partido Opción Ciudadana tiene el apoyo de Yahir Acuña, en los últimos días una serie de reuniones podrían ser el indicio de un giro radical del excongresista para apoyar a la candidata del partido de la U, quien le ofrece votación para su esposa.

A menos de una semana de llevarse a cabo la gran fiesta electoral en Colombia, el panorama en Sincelejo, capital de Sucre, es un tanto incierto especialmente si se tienen en cuenta los antecedentes electorales que se han presentado en las últimas elecciones, donde el polémico exrepresentante Acuña ha tenido una participación protagónica en los resultados, algunos inesperados, otros ya vaticinados.

Por ejemplo, Acuña fue la mayor votación en las pasadas elecciones de Senado y Cámara, donde alcanzó la llamativa cifra de 128.000 sufragios. Los cuales le sirvieron para marcar un hito histórico pues se convirtió en la mayor votación obtenida en el departamento de Sucre, guarismo que nunca antes otro cacique o grupo político habían logrado.

Acuña también fue quien convirtió en Senador al hijo del Gobernador actual, Julio Miguel Guerra Soto, quien era un completo desconocido en la política regional hasta que el exrepresentante decidió apoyarlo y montó una campaña que los malpensados dicen, aunque nadie lo ha podido probar, costó cerca de $6.000 mil millones.

También fue gracias al trabajo proselitista y clientelista de Acuña que el actual alcalde de Sincelejo, Jairo Fernández Quessep, tío del senador liberal Mario Fernández, salió elegido en las elecciones de hace cuatro años.

Y como olvidar la segunda vuelta presidencial, hace apenas un año y medio, cuando el presidente Juan Manuel Santos depositó toda la confianza en el polémico y cuestionado exrepresentante Acuña quien, ni corto ni perezoso, también le cumplió al ‘Presidente de la paz’ con un número de votos considerable en todo Sucre, el cual fue definitivo para inclinar a favor de Santos la contienda electoral, en menoscabo del candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.

En esta ocasión Acuña dice apoyar a Carlos Vergara Montes en su aspiración de convertirse en Alcalde de Sincelejo. Este hombre es conocido en la región pues es la tercera oportunidad en que aspira a este mismo cargo y fue inscrito por el movimiento Opción Ciudadana.

Así las cosas, ¿por qué el panorama es incierto en el resultado de la alcaldía?

En los corrillos políticos locales se dice que Acuña podría tener un ‘gallo tapao’ y este sería, supuestamente, la candidata Karina cabrera, quien aspira por el partido de la U

Por eso no pasó desapercibido que el sábado 10 de octubre, durante el cierre de campaña de un aspirante a la Asamblea de Sucre por el partido de la U, asistieran tanto la aspirante a la Gobernación de Sucre, Milene Jarava, como la aspirante a la Alcaldía de Sincelejo por el partido de la U, Karina Cabrera, quien está casada con el Representante a la Cámara de ese mismo partido, Nicolás Guerrero. Ambas candidatas se mostraron muy contentas por el apoyo mutuo que se están brindando.

Aunque rivales y aliados de Acuña reconocen que es un ‘mago’ a la hora de cambiar pactos electorales al final de las campañas, en esta ocasión tal parece que se encuentra indeciso pues podría jugarse con Vergara, su candidato que se mantiene de segundo en las encuestas, o inclinarse a último momento por la candidatura de Cabrera, que va de tercera pero quien, en conjunto con su esposo, ha prometido ayudar con votos a la candidatura de Jarava a la Gobernación.

Solo Acuña sabe si dará la sorpresa arriesgando para ver si gana los dos puestos políticos más importantes de la región, Gobernación de Sucre y Alcaldía de Sincelejo, o se resignará a que la capital del departamento tenga otro dueño.

¿Lavado de imagen?

Según la Fundación Paz y Reconciliación, “el Partido Opción Ciudadana tiene 10.032 candidatos inscritos para las elecciones de octubre, entre ellos ocho para gobernaciones y 317 para alcaldías. No es lo único. Tiene también coaliciones importantes en Santander con el Partido Liberal para buscar la elección de Didier Tavera, y en Boyacá, Casanare y Tolima. Este partido fue fundado en Bucaramanga en el año 1997 bajo el nombre de Convergencia Ciudadana y su principal conductor ha sido Luis Alberto Gil, (detenido en mayo de 2008 por el proceso de la parapolítica y condenado a siete años y medio de cárcel en enero de 2012). Durante algunos años se denominó Partido de Integración Nacional, PIN, cuya representación en el Valle del Cauca, por decir algo, fue el combo conformado por el excongresista preso, Juan Carlos Martínez, y el exgobernador (destituido por la Procuraduría y multado por la Contraloría), Juan Carlos Abadía. Para estas elecciones el cuestionado PIN optó por cambiar su nombre y ahora se presenta como Opción Ciudadana”.