Este curso se realiza por la importancia de narrar la memoria en una etapa de posacuerdo, donde los periodistas y comunicadores tienen el papel de contar los hechos que marcaron la historia del país y, de esta forma, contribuir con la verdad, la reparación de las víctimas, el perdón y la no repetición.