"¡Gracias totales!" Ginna Morelo, Presidenta CdR
Jueves, 22 Febrero 2018

"¡Gracias totales!" Ginna Morelo, Presidenta CdR

Escrito por

En el marco de la Asamblea de Asociados 2018, Ginna Morelo, Presidenta de CdR, agradeció a los periodistas por el apoyo brindado durante sus dos periodos al frente de la presidencia de Consejo de Redacción. El Comité Directivo actual, ejercerá sus funciones hasta el próximo 31 de mayo de este año. A partir del 1 de junio se le da la bienvenida al comité Directivo que desarrollará actividades hasta el 2020.

"Este no es un informe, es un escrito sentido en clave de GRACIAS. En octubre del año pasado, cuando subí al escenario con Johana Moreno para recibir juntas el Premio a todos nosotros, Consejo de Redacción como Mejor Liderazgo Colectivo en Colombia, me temblaban las piernas. Hoy me pasa lo mismo.

Compañeros de la vida, GRACIAS. Es lo que siempre hago de viva voz, cuando las palabras logran ganarle a las lágrimas. Suelo decir que soy la lágrima más rápida del oeste y las que verán hoy son una de las dos formas para expresar el agradecimiento tan profundo que siento por todos y cada uno de ustedes, por lo que construimos y luchamos juntos y es ahora Consejo de Redacción. La otra forma son las sonrisas compartidas.

Gracias Carlos Eduardo Huertas por llamarme a mi Montería Caribe a invitarme a conformar la red y a ser socia cofundadora. Por creer en una periodista de región, en una mujer que defiende el valor de la amistad como única forma posible de labrar caminos periodísticos.

Cuando en las madrugadas me asaltaban las inquietudes sobre cómo fortalecer este sueño colectivo, recurrí al correo electrónico para contarle a los amigos, del otro lado de las montañas, las ideas. Y en esas cartas digitales se fue estrechando un vínculo sin el que no sería posible que yo estuviera hoy aquí, mirándolos a todos con alegría por lo andado. Gracias Fernando-Alonso Ramírez, Fabio Posada y Dora Montero por responder con sabios consejos los mensajes.

¿Pánico escénico en Bogotá? mucho. Temí todo el tiempo que no entendieran mis palabras sin eses y sin eres, mucho susto caminar con tacos por las calles irregulares de la Ciudad de la Furia, tocando puertas para presentarnos como un colectivo que promueve el periodismo de investigación del país. Gracias Edilma Prada por subir esas lomas juntas hasta llegar a los primeros donantes cuando las vacas flacas llegaron a CdR. Gracias Johana Moreno porque aprendimos juntas a ponerle administración al periodismo y a dibujar un equipo operativo valioso. Tú te convertiste en mi mayor apoyo. Gracias por tu escucha, por tu comprensión, por tu trabajo dedicado, por tu amistad. Gracias al equipo operativo de CdR por tanto.

Pero les quiero compartir otro temor: A la crítica de este espíritu narrativo que habita en mí, porque para algunos siguen siendo dos mundos distintos la narrativa y la investigación, cuando yo veo en ellos la comunión perfecta para conquistar a las audiencias. ¿De qué sirve una verdad contada solo desde la arrogancia de la técnica? De lo mismo que sirve contar una historia sin el ritmo que aportan los datos.

Fue tremendo el reto impuesto por los asociados que no temieron a la frontera de la producción de contenidos. Hoy, lo que tengo en mi memoria es un cúmulo de recuerdos fascinantes de personas que siguen y de otras que ya no. Catalina Loboguerro y Juan Esteban Mejía, quienes nos pidieron en una junta como esta, hacer investigación. El paso lo fuimos dando cuando la experiencia lo fue dibujando y los resultados están en cada reportaje Sello CdR que hemos podido publicar en los medios de este país y de otros, los proyectos Tras la Pista, Conflicto y Paz, ColombiaCheck. Memorias, 12 historias que nos deja la guerra, Open Data. Muchas historias de calidad hechas por los asociados y periodistas que se han sumado a la causa de una organización que promueve el periodismo de investigación, haciendo.

Gracias a los profesores asociados, porque en ellos nos fuimos inspirando cada día más, para dar el paso de la colección de libros que podemos mostrar como la biblioteca CdR. El sello editorial que estamos construyendo es quizá el mejor legado que esta organización le puede sumar al periodismo colombiano. Esas guías periodísticas hoy soportan algunos de los debates en las aulas y orientan a muchos a intentar ese gran reportaje que demanda Colombia y que reclamó siempre Gabo en sus discursos cuando decía que todo periodismo es en esencia de investigación. 

Cada encuentro con maestros del periodismo fue un aprendizaje. Cada actitud de escucha en esas reuniones en las que hablé de nosotros y por nosotros, fueron aliento para seguirlo intentando. Para atinar y aprender de cada error. Para creer en la construcción colectiva desde adentro, para confiar en el sentir del otro. Gracias Mónica González por aquella frase en un pasillo en el Hotel de Austin “Cree en tu corazón”. Ya para entonces en una de las matrioskas de mi corazón estaba y está instalado CdR. Esta organización es en gran medida el resultado de los consejos escuchados a Germán Rey, Rosental Alves, María Teresa Ronderos y tantos amigos de afuera que intentan en sus países sus propios modelos.

Los desafíos que marcaron un ciclo y las formas como fueron abordados, son las costuras de un trabajo hermoso. Y fue posible por contar con directivos de lujo: Olga Behar, Kevin Alexis García, John Jairo Jácome, Gloria Castrillón, Beatriz Marín, Johana Bejarano, Alex Marín y otros a quienes ya mencioné.

Por lo que no salió tan bien, que de seguro han sido muchas cosas, le agradezco al de arriba. De esos momentos saqué experiencia, ánimo, valentía, esperanza, fuerza para continuar. Porque cuando sentí que me cerraron una puerta, me metí por la ventana y salí al otro lado con el corazón exaltado y la mente inquieta.

Ese corazón que acostumbro a ponerle a todo es el de una reportera que creció en esta organización y de la que seguirá siendo su asociada sin ribetes honorarios y comprometida con su misión. Un ser dispuesto a sumar y con el deseo enorme de que nuevas puertas sigamos abriendo aquí y más allá de las fronteras. Mi energía sigue siendo la de esa mujer de región que ya se ve viejita por fuera, pero es una chica por dentro y además tiene tatuada en la piel la camiseta CdR.

“Siente en cada momento vivido, la cadencia,” me dijo Etelvina Medrano, cantadora de Bullerengue de Puerto Escondío, Córdoba, cuando la entrevisté para mi libro “Córdoba, una tierra que suena”…. Para mí, CdR tiene ritmo propio.

Gracias a mis dos hijos, Maya y Juanse, a quienes les robé más del tiempo debido para compartir este sueño con ustedes, compañeros.

¡Gracias totales!"

Ginna Morelo

Presidenta de CdR 

 

756
Modificado por última vez en Viernes, 23 Febrero 2018 18:42

Medios

https://youtu.be/OYbzHfDBRac
A nadie le importó El Tiempo