OjoRojo cumple 3 años e inicia campaña de crowdfunding
Miércoles, 27 Marzo 2019

OjoRojo cumple 3 años e inicia campaña de crowdfunding

Escrito por

La Fundación OjoRojo, Fábrica Visual nace en el barrio La Macarena, en el corazón de Bogotá un 9 de abril de 2016. Hoy, casi tres años después, se ha convertido en un importante referente de la fotografía local, nacional e internacional.

El #AsociadoCdR, Stephen Ferry y los amantes de la fotografía Andrés Caicedo, Alejandra Parra, Nadège Mazars, Carlos Villalón, Fabio Cuttica y Gerald Bermúdez son los creadores de este proyecto. Un espacio en el que personas con diferentes grados de conocimiento sobre la fotografía se reúnen para conversar, debatir y conocer más sobre este arte.

Numerosos son los fotógrafos que han expuesto, conversado o exhibido su obra y conocimiento en este espacio ubicado en la Carrera 5 con calle 26c de Bogotá.

Actualmente, Ferry dirige una campaña en la plataforma de crowdfunding IndieGoGo, para mantener sus puertas abiertas, mejorar su mobiliario, su tienda y sus equipos de trabajo.

El equipo de OjoRojo describe el espacio como "una experiencia donde se conjugan las diferentes expresiones de la fotografía y donde confluyen distintas miradas, visiones y perspectivas; una fábrica para la construcción de observadores e interpretes de nuestro tiempo".

Durante estos tres años de recorrido, más de 100 fotógrafos han pasado por OjoRojo para charlar y presentar su trabajo. Fotógrafos de Colombia, pero también de Chile, México, Perú, Venezuela, Italia, Estados Unidos, Francia, Dinamarca, España, Brasil, Guatemala, Ecuador, Argentina, Reino Unido, Portugal y Alemania.

Fotógrafos profesionales y aficionados han encontrado en OjoRojo un espacio en el cual pueden compartir su amor por este arte.

OjoRojo nació como un espacio cultural independiente en plena coyuntura del proceso de paz en Colombia, ofreciendo un espacio para dialogar desde el respeto y responsabilidad, los problemas sociales de la región. El objetivo: promover la fotografía documental en las nuevas generaciones de narradores visuales para incentivar la fotografía y generar diversidad de perspectivas.

Los espacios de OjoRojo han sido acomodados para que los fotógrafos puedan exponer, estudiar y compartir abiertamente.

Como afirman en la campaña, la sostenibilidad de este proyecto se complica, pues, aunque se trata de un espacio cultural privado, los eventos son gratuitos en su mayoría o de muy bajo costo. El trabajo de voluntarios y la contribución económica de sus socios han sido suficiente para que OjoRojo continúe abriendo sus puertas a los colombianos, sin embargo, han recurrido a la microfinanciación colectiva como estrategia de recaudación de fondos para mantener vivo el proyecto.

Los amigos no han faltado, y sus donaciones están siendo ofrecidas como recompensas por realizar una donación.

Para entender un poco más el contexto en el que se encuentra OjoRojo conversamos con Stephen Ferry, uno de los fundadores y #AsociadoCdR

1. ¿Cómo han vencido los retos de mantener un espacio cultural independiente por tres años en Bogotá?

Retos son, ya que la renta en el barrio la Macarena ha subido mucho, y a nosotros en un 30% cuando pasamos de subarrendar a arrendar directamente el espacio. Al mismo tiempo, nuestra política ha sido que los eventos son gratis y abiertos al público para que el espacio sea inclusivo. Nos ayuda mucho la presencia de Café Unión, lo cual nos colabora con la renta y permite que le espacio este abierto todos los días. Ahí se toma un café muy rico, empanadas y alfajores deliciosos.  La venta de cervezas, foto libros, y los talleres son otras fuentes de ingreso. Pero, para ser honesto, a lo largo de tres años a nosotros los socios de OjoRojo todavía nos toca aportar cada mes para la renta, encima de hacer todo el trabajo de forma voluntaria. Es difícil esa parte, pero tenemos fe que con la ayuda de la gente a superar la crisis que tenemos ahora, vamos adelante.  

IndieGoGo fue la plataforma que el equiipo de OjoRojo eligió para desarrollar su campaña de microfinanciación colectiva.

2. ¿Cuáles son algunos de los hitos que han alcanzado durante este tiempo?

Estamos contentos de saber que mucha gente aprecia a OjoRojo y encuentra ahí un espacio para aprender y compartir. Montamos OjoRojo en el contexto del proceso de paz, con la idea que la fotografía documental y la reportería gráfica son herramientas importantes para toda sociedad que quiere entenderse y reflexionar sobre el pasado y sobre a dónde va. Hemos tenido más de cien charlas abiertas y gratis al público, y casi siempre se llenan; la gente se queda preguntando, se arman unas conversaciones muy interesantes. Como la fotografía mira la sociedad en que vivimos, se trata de temas de importancia social.  Todo eso es un modelo de pedagogía informal pero eficaz. 

También hemos desarrollado unas prácticas expositivas de forma recursiva, la cual nos permite montar exhibiciones económicas, pero bien resueltas. Creemos que es muy importante demostrar que para exhibir no es necesario tener millones; buscamos que no haya tanta barrera a la participación por cuestiones de plata. Hemos aprendido mucho sobre la curaduría y el montaje en la marcha, y ese aprendizaje se comparte.   

Igualmente, OjoRojo ha servido como un punto de encuentro para la gente interesada en la foto libro como medio, y tenemos a la venta, promovemos los trabajos de colombianos y Latinoamericanos autores de foto libros.  Tenemos muchos libros donados para la consulta pública. Creemos que todo esto ha ayudado a impulsar a los fotógrafos a trabajar en sus libros, y forma pública para ellos.

También tenemos un proyecto importante en marcha con la Comisión de Verdad, en alianza con el Consejo de Redacción de hecho, para construir un archivo fotográfico, un periódico y una exhibición que refleja de manera plural e imparcial lo que pasó en el conflicto, incluyendo los actos de paz y reconciliación, la resistencia cívica a la violencia. Este proyecto refleja nuestra convicción que la fotografía no-ficción, hecha con rigor, es vital para la construcción de una sociedad informada y consciente de su pasado. 

Algunas de las recompensas, creadas por artistas colombianos, para las personas que realicen una donación.

3. ¿Cómo llegaron a la idea de iniciar una campaña de crowdfunding?

Pues, la necesidad. Vemos que hay una comunidad grande que aprecia a OjoRojo y esperamos que se motive a participar en esta campaña. 

4. ¿Qué amigos y artistas están participando con obras para las recompensas de la campaña?

Luca Zanetti donó ejemplares de su libro Colombia: Al borde del paraíso, Juanita Escobar con su libro Llano y Jorge Panchoaga con Dulce y Salado. También Natalia Botero participa con unas bufandas hechas con fotografías de su exposición Al sol al viento, hermosas. Y la maestra de marroquinería Mónica Tejada donó unas bolsas en cuero excelentes para cargar la camera en el cinturón.  

Cientos han pasado por OjoRojo y participado en conversatorios y talleres fotográficos.

5. Además de realizando una donación, ¿cómo podemos apoyar a OjoRojo?

Lo que ayuda siempre es que pasen por OjoRojo y tomen su cerveza, o comer unas empanadas ricas. Compren la foto libros y otras piezas que tenemos a la venta. Visiten a Café Unión, dentro de OjoRojo para tomarse un café.  De todas formas, estamos agradecidos por el interés en ayudarnos.

Sé parte del equipo de OjoRojo y apoya este espacio cultural desde la página oficial de la campaña de crowdfunding.

Para conocer todas las novedades que OjoRojo ofrece semana a semana, se recomienda seguir la página de Facebook desde aquí.

681
Modificado por última vez en Lunes, 01 Abril 2019 20:02