¿Quién rodea al contralor de Bogotá? : Una investigación de contralores a la medida
Jueves, 08 Marzo 2018

¿Quién rodea al contralor de Bogotá? : Una investigación de contralores a la medida

Escrito por

En la rigurosa labor del periodista de investigación, es escaso el “interés” por mostrar ciertas realidades de la gestión pública, que funcionan como una suerte de acuerdo tácito entre entes, funcionarios y sociedad.  

De la tarea principal del comunicador investigativo se desprende la necesidad de veeduría en los procesos de gestión de los puestos públicos. Es necesario que haya una constante búsqueda por saber detalles acerca de la gestión de nuestros representantes, de qué manera están influyendo en obras, destino de dineros, entre otros factores.

Un grupo de periodistas se dio a la tarea de poner bajo la lupa a las Contralorías en una seriado de investigaciones, “Tras la pista de las contralorías”. Este trabajo fue realizado por Alexander Marín, periodista de El Espectador.

Es una investigación que da luces sobre cómo funciona el sistema de cargos públicos en la contraloría de Bogotá, no porque sea algo desconocido para el colectivo, si no por la trayectoria del contralor, y cómo ha manejado las estrategias para permanecer en la gestión a través influencias de poder, entre otros recursos que ha utilizado para perpetuarse.  

En la investigación Marín describe al contralor Distrital Juan Carlos Granados Becerra como un político purasangre que conoce de alianzas con ‘caciques’ y como candidato no ha perdido elección. A lo largo de su historia ha logrado tener aliados en casi todos los partidos tradicionales. “Fui mecánico ajustador de motores diésel. Ahora soy experto en mecánica electoral”, dijo en entrevista con el diario El Espectador, antes de posesionarse.

No hay frase que mejor lo describa. O al menos, eso se podría pensar al conocer sus relaciones y algunos de los profesionales que ha contratado, entre los que hay personas que han hecho parte de su círculo de confianza en Boyacá; miembros y excandidatos de las bancadas que lo respaldaron para llegar a la Contraloría; herederos electorales de políticos procesados por el carrusel de la contratación, y hasta las hijas de magistrados de la Corte Suprema, Leonidas Bustos o Gustavo Malo, investigados por el “cartel de la toga”, afirma Marín.  

 

Continúa con la reflexión:  “Pese a las referencias de algunos profesionales en su nómina, para Granados no hay espacio a suspicacias. Dice, por un lado, que no los conoce a todos sus funcionarios ni tiene cómo saber de sus relaciones. Por el otro, porque los que entran a la entidad llegan por sus calidades profesionales o porque los conoció como excelentes funcionarios en otras entidades, como es el caso de la exesposa de uno de sus padrinos políticos. ¿Y los excandidatos? “Eso tampoco debería generar polémica o ¿si alguien fue candidato o es familiar de determinada persona lo inhabilita para trabajar? Yo no creo”, responde”.

Alexander marín comenta que el contralor no tiene problema en reconocer que en la entidad está rodeado por un círculo boyacense. “Eso no tiene misterio y tiene una razón: uno trabaja con personas de confianza. Pero más que políticos, son personas que me han acompañado en mi carrera administrativa. Uno trabaja con los que conoce. Si por mí fuera serían más, pero eso también lo verían mal”, agregó.

De esta investigación hay mucho que escribir, sin embargo, pueden ampliar los detalles de la investigación en el especial CdR. 

Le preguntamos al periodista sobre los retos que enfrentó al elaborar esta investigación: 

¿Qué factor fue determinante para decidir que este año te dedicarías a "ponerle la lupa" a las contralorías? 

Fue una respuesta a la convocatoria que hizo Consejo de Redacción para trabajar en su proyecto Tras la Pista de las contralorías y aprovechando que es una de mis fuentes decidí hacerlo.  

¿Cómo periodista de qué manera recomiendas abordar estos temas? 

Puede resultar un poco complejo, sin embargo es importante tomar en cuenta el rigor periodístico, siempre la transparencia y cultivar las fuentes, es un trabajo que toma tiempo, pero se puede tener acceso a este tipo de información en la que hay que consultar personal, sueldos de cargos públicos, entre otros aspectos herméticos de la administración.  

 ¿Hasta que punto llega el papel del periodista en una entrevista con personajes públicos que admiten el sistema burocrático que los rodea?  

En efecto el contralor admite el sistema que le rodea y además da sus argumentos para sustentarlo. El papel del periodista es mostrar y poner en evidencia lo que se dice. Que la información esté a la orden del ciudadano, quien debe ser un participante activo en estos procesos.

¿Cuáles son tus impresiones frente a este tipo de flagelos tanto en Bogotá como en Colombia? 

Es un hecho que la burocracia siempre ha existido, es algo de conocimiento público tanto en el país como en la región. Ahora, lo que puede hacer el periodista es ser vigilante de estas irregularidades en las instituciones públicas para garantizar la veeduría ciudadana porque todos debemos aportar al buen funcionamiento de los entes.

Lee la investigación completa aquí 

 

 

 

1403
Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 16:03