Migración venezolana “en datos y sentimientos”
Viernes, 23 Marzo 2018

Migración venezolana “en datos y sentimientos”

Escrito por

Ginna Morelo, editora de la Unidad de Datos de El Tiempo se aventuró en la investigación de una historia que aún no termina, la migración de los venezolanos. El resultado es un documental que refleja sus vivencias, con un grupo de emigrantes del país vecino. 

Tres equipos periodísticos de El Tiempo y Efecto Cocuyo acompañaron a los migrantes en las tres rutas que toman para ir a Lima, Buenos Aires y Curazao.  

Según el medio, entre 2015 y 2017 la migración de venezolanos a todas partes del mundo se incrementó en 132%. En el caso de los que se dirigen a países de Sudamérica el aumento fue de 895%. En cifras netas, en este par de años, salieron de Venezuela aproximadamente 925 mil personas, que suman globalmente, en los últimos 13 años, un millón 622 mil personas. De ellas, un millón 552 mil 407 se distribuye en 15 países: 885 mil 891 venezolanos en naciones suramericanas y el resto en 3 europeas.  

 

Según el informe de Tendencias Migratorias Nacionales en América del Sur, publicado el martes 27 de febrero de 2018 por la Oficina Internacional de Migraciones (OIM), un organismo de la Organización de Naciones Unidas, en los últimos dos años, la mayoría de los migrantes venezolanos llegan a Colombia para hacer vida o como país de tránsito para seguir su ruta migratoria. 

Mientras que Estados Unidos y España, en ese orden, son después de Colombia, los países donde se registra el mayor porcentaje de venezolanos.

Otra fuente para contrastar es la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi) de 2017, elaborada por un equipo multidisciplinario de las universidades más importantes del país, la Universidad Simón Bolívar (USB), Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). En este estudio se señala que 8% de los hogares venezolanos reporta al menos una persona migrante en los últimos 5 años.

Hallaron que en promedio se reportaron 1,3 emigrantes por hogar, de modo que se estima que entre 2012 y 2017 han debido emigrar al exterior algo más de 815 mil personas. Sus cálculos, en combinación con los datos de la ONU para 2015, les permitió estimar que la migración de venezolanos se ubicaría en un millón 421 mil personas. Reseña el artículo de El Tiempo.  

 

Más allá de los aportes numéricos sobre la migración venezolana, este trabajo trasciende las barreras, porque los reporteros pudieron constatar de cerca la agonía, las tristezas, las esperanzas, los sueños de los venezolanos.  

Las historias son diferentes, en esta realidad inédita en la que se encuentran inmersos, tratan de lidiar con situaciones de familiares que aún siguen en Venezuela, con el afán de cada día en el país que escogieron, encaran el presente olvidando en muchos casos sus carreras profesionales para trabajar en lo que hay disponible en el mercado, subsistir y ayudar a sus allegados. Así es la historia de Naycore Gallango:

 Video cortesía de El Tiempo

Las regulaciones migratorias en los países de destino no son las más idóneas, aún tratándose de una crisis que ya tiene unos años en avance, y que en definitiva le ha dado tiempo a los países para reaccionar ante la situación, esto tomando en cuenta que la nación de al lado, algún día fue albergue para cientos de extranjeros que por distintas razones tuvieron que buscar otra tierra como hogar

Conversamos con Ginna Morelo sobre la realización de este trabajo:

¿Qué te motivó a hacer un trabajo de esta magnitud? 
 
El fenómeno es la migración contemporánea más grande en estos momentos en Latinoamérica, por lo que el tema amerita un ejercicio de periodismo de investigación que explique, que sea profundo y sostenible en un tiempo largo y sin limitaciones de espacio.
 
El caso de Venezuela es conocido y contado por los medios de comunicación, pero para hacer este trabajo te tocó vivir la realidad de la protagonista ¿Cómo se sintió recorrer tres fronteras con Naycore?  
 
Fue un aprendizaje enorme y un proceso duro. Entrevistarla sin preguntar, sin invadir, pero al mismo tiempo estar con ella en todos los momentos, entender sus silencios, su tristeza, su dolor, sus reflexione. Vivir sus alegrías, acompañarla día y noche con una cámara que no durmió fue algo muy importante para el proyecto. A ella le agradecemos, Diego Pérez el realizador de video y yo, que nos haya permitido aprender una gran lección de vida e inspirarnos a hacer el trabajo.
 
¿Qué aspectos resaltantes puedes comentar de la "travesía" con los venezolanos? 
 
- La valentía de todos al tomar la decisión y al soportar la xenofobia que hay en algunas regiones latinoamericanas.
- El deseo de salir adelante lejos, con el único objetivo de volver algún día cuando las cosas mejores.
- La capacidad crítica y respetuosa hacia su país.
- La dignidad que tienen muy en alto a pesar de la rudeza de la situación.
 
¿Son lo venezolanos víctimas de xenofobia en su transitar por fronteras?  
 
Sin duda. En la crónica lo escribo y describo con detalle.
 
Políticos y gente del común analizan y aseguran que la migración venezolana afecta los índices de pobreza en países de América del Sur ¿Qué le dirías a personas con este pensamiento después de tener tan cerca la realidad que viven los venezolanos al salir de su tierra? 
 
No soy quién para decir cosas. No me gusta pensar como si fuese un juez con la última palabra. Lo que sí me confirmo cada día es que estoy comprometida con la investigación de lo social en nuestra América Latina, con el objetivo de explicarle al ciudadano como tú y como yo lo que ocurre, que nos toca, que no es ajeno, que merece acciones y atención. Venezuela a la fuga es una fotografía completa, detallada y descarnada de lo que ocurre cuando toda una nación se esparce por un territorio, ante lo cual la solidaridad más que un llamado, es casi una obligación. Vi a un país que se desmorona, que se fractura. Vi a ciudadanos sufrir y veo a gobiernos y a ciudadanos ajenos, lo cual no puede ser.
 
¿Consideras que los medios de comunicación se limitan en cuanto a este tema? 
 
Como con todos los temas porque siempre quisiéramos tener más espacio para ellos. Pero la obstinación a veces es un camino, y en mi caso la practico hasta el sudor y las lágrimas.
 
¿Qué recomendación le darías a los colegas?
 
Que hagamos lo que sabemos: reportear. Eso es periodismo de investigación.

 

 
Video cortesía de El Tiempo 

 

3528
Modificado por última vez en Viernes, 14 Septiembre 2018 15:06