Doña Juana, una tragedia que no termina
Jueves, 24 Mayo 2018

Doña Juana, una tragedia que no termina

Escrito por

El Relleno Sanitario de Doña Juana, es el protagonista de esta investigación desarrollada por el equipo de El Espectador, y que tuvo la participación de nuestro asociado CdR Alexander Marín, en la que en un extenso reportaje logra recopilar la tragedia de la acomulación de basuras y demostrar que durante 20 años la salud pública de los capitalinos ha estado en creciente riesgo.

 

El almacenamiento y compilado de los desechos en Bogotá, ha sido una polémica pública que no cesa, en la que el Estado y la alcaldía han intentado intervenir pero no solucionar en su totalidad; el estado de deterioro del sector de Usme y Ciudad Bolívar en el que está ubicado el Relleno de Doña Juana, ha aumentado la preocupación de la ciudadanía, ya que han pasado más de dos décadas en la que los desechos orgánicos y químicos, la suciedad y la impureza del medio ambiente han acompañado la vida de los habitantes del sector.

Haciendo memoria de esta abismal problemática, esta investigación desarrollada por Alexánder Marín Correa, Editor de la Sección Bogotá de El Espectador, Juan David Moreno, Felipe García, Mónica Rivera, Yorley Ruiz periodistas del mismo medio, muestran cómo “En septiembre de 1997 ocurrió la más grande emergencia sanitaria de Bogotá, luego del derrumbe de un millón 200 mil toneladas de basuras del relleno sanitario. Hoy, 20 años después, mientras los habitantes del área aseguran que siguen siendo afectados por la disposición diaria de 6.000 toneladas de desechos, la administración distrital planea ampliar la vida útil del terreno.

 

Un análisis frente a la  problemática y el planteamiento de alternativas para el manejo de residuos en la ciudad, componen toda una investigación organizada por este equipo periodístico, quienes han sido ganadores del Premio Álvaro Gómez Hurtado en la categoría Crónica Digital, en la que a través de una serie de artículos presentan un recorrido histórico desde la tragedia que como ellos mismos mencionan, aún no termina.

Reconocer el trabajo del periodismo por mantener una ciudad informada, es también ser consciente de la responsabilidad que esto implica, buscar siempre una consolidación de un equipo periodístico que con esfuerzo y dedicación por la profesión no sólo muestra las problemáticas sino que brinda posibles soluciones y que demuestra que El trabajo en equipo es fundamental, ya que permite asignar tareas específicas y explotar los talentos de cada uno de los integrantes. Por ejemplo, encomendar el análisis de informes densos a aquellos con la facilidad para el periodismo de datos,  o buscar historias entre la gente a los que tienen esa sensibilidad para la crónica. La clave está en la planeación, Afirma Marín.

Doña Juana una tragedia que no termina, es un trabajo que como parte de sus resultados cuenta con un micrositio digital, en el que es posible conocer cronológicamente diferentes reportajes frente a la realidad de la contaminación ambiental, este fenómeno que se ha convertido en problemática mundial.

El equipo de El Espectador ha tenido de lado la tecnología, haciendo del periodismo un ejercicio en potencia, el cual fue posible desarrollar gracias a una profunda investigación, “Empezamos buscando los antecedentes y el contexto. El archivo de El Espectador fue clave en el proceso.  A partir de esto, comenzamos un rastreo de los procesos judiciales, contratos, documentos y protagonistas alrededor de la tragedia, para luego indagar su situación actual”.

 

Esta tragedia que consta de deslizamientos de toneladas de basura sobre el territorio de dicha comunidad, es una preocupación que tiene pasando a las personas por unas condiciones de vida negativas, desarrollo y salubridad. Para demostrar esto, Alexander Marín como Editor de la Sección Bogotá, trabajó mancomunadamente para obtener información oportuna y veraz, para dar a conocer la responsabilidad que tiene tanto el gobierno como la ciudadanía frente a esto.

La idea era hacer un diagnóstico, dar contacto, hacer pedagogía y revelar otros hechos de los que nadie estaba hablando. Por ejemplo, cómo la gente, por su desidia para reciclar, era responsable de los problemas del relleno o cómo las cláusulas poco claras y con errores en los contratos le abrían la puerta al cuestionado operador para seguir al frente de Doña Juana casi de forma vitalicia.

Justamente como iniciativas periodísticas se desarrollan en pro de la mejora ciudadana, Alexander reconoce que la verificación de datos y tener la duda sobre cada información recolectada es vital para la construcción periodística. Este trabajo es un resultado satisfactorio, especialmente por los periodistas de la sección Bogotá de El Espectador que en su mayoría, son jóvenes que están creciendo en este oficio. Eso sí, saben que un premio lo único que implica es un mayor compromiso, concluye Marín.

  • Conoce el trabajo periodístico completo  aquí.
306
Modificado por última vez en Viernes, 25 Mayo 2018 19:06