A nivel mundial las pruebas de laboratorio usualmente son practicadas en comunidades marginadas, en lugares donde la pobreza extrema y el abandono estatal permiten experimentos que en su mayoría, atentan contra la vida e integridad de estos seres humanos.