En Colombia el poder político está incrustado en todas la esferas sociales, pero su incidencia no permite el progreso del país, esto se debe a que el poder y sus protagonistas tienen como aliado la corrupción.