Una de las herencias de 50 años del conflicto armado ha sido la proliferación de armamento introducido de manera ilegal al país. Este aumento desmesurado en la compra de material bélico, se dio para cubrir la demanda de grupos irregulares, que unidos a los carteles del narcotráfico y a los miembros del crimen organizado, han inundado de armas a Colombia.