En la rigurosa labor del periodista de investigación, es escaso el “interés” por mostrar ciertas realidades de la gestión pública, que funcionan como una suerte de acuerdo tácito entre entes, funcionarios y sociedad.  

Con la iniciativa de ‘Tras la pista de las contralorías’, CdR Lab encontró que, de 20 entidades de control analizadas, 16 tienen cercanía con sus vigilados; hay nóminas con funcionarios cuestionados y contratos con presuntos conflictos de intereses.