Con la ley 685 del 2001, la actividad que en algunos territorios era tradición, tomó carácter de ilegal, y con esto, la financiación de grupos armados ilegales y la perspicacia de los empresarios por no quedar por fuera del negocio del oro salieron a flote. Conoce más sobre Tras el oro turbio, una investigación del periódico El Colombiano sobre la minería ilegal en Colombia.