El antifaz de los mineros ilegales
Viernes, 18 Noviembre 2016

El antifaz de los mineros ilegales

Escrito por

'El antifaz de los mineros' es la investigación galardonada con el Premio Simón Bolívar de Periodismo Investigativo en Prensa, y con el Premio de Periodismo Regional Semana – Grupo Argos, en la categoría ‘Mejor reportaje escrito’. Edinson Arley Bolaños Angulo, asociado de CdR y corresponsal del periódico El Espectador, es el autor de este reportaje, publicado en El Nuevo Liberal de Popayán y de Bogotá.

Esta investigación reúne testimonios resultado de visitas a las minas, mapas, cifras e imágenes que ayudan a narrar el arrebato de las minas en el municipio de Buenos Aires, Cauca. Bolaños presenta en el relato a los Giraldo y Duque (los magnates del oro) y a los mineros de Buenos Aires (los pequeños mineros) como actores principales que intervienen en la historia defendiendo sus ideales.

¿Inza (Cauca) sinónimo de explotación aurífera de Colombia?

En la segunda parte de la investigación se desenmascaró el engaño y las mentiras de los Giraldo y Duque. Inza es una ciudad donde no hay grandes minas, ni barequeo, por lo que las cantidades que reportaba la empresa Giraldo y Duque para poder legalizar el oro y venderlo en el exterior son improbables.

La comercializadora utilizaba cédulas de los habitantes de Inza, les sacaban el Registro Único Tributario (RUT) y vendían oro a nombre de ellas sin que se dieran cuenta. Más de 2.920 nombres figuraron en la lista presentada en 2010 y 2011 al Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas). Según estos documentos, Giraldo y Duque Ltda. les había comprado a estas personas la suma de 533.893 gramos de oro, más de media tonelada.

Poder vs. justicia

Poder de los Giraldo y Duque Ltda., dueños de las empresas foráneas en el cerro Teta, Buenos Aires (herencia de los negros), apoderados del mercado del oro en el país y de las exportaciones. Justicia para los mineros que trabajan barequeando para el sostenimiento de sus familias y luchando por la preservación del medio ambiente.

Hablamos con el investigador y esto fue lo que nos contó de la investigación:

¿Por qué es importante para un periodista ganar este tipo de reconocimientos?

Para los periodistas regionales dedicados a investigar en profundidad los problemas que aquejan a las comunidades es importante este tipo de reconocimientos, porque da un espaldarazo a esa labor, que es mal agradecida muchas veces, en el sentido en que el periodista se encuentra solo y las instituciones del Estado no lo protegen; al contrario, tienden trampas para impedir que se descubra lo que hay que destapar. Es un espaldarazo para seguir haciendo periodismo investigativo que ayude a aliviar el dolor de las comunidades.

¿Qué motivó al equipo investigativo a elegir la temática de la investigación?

Desde el año 2012 vengo investigando el tema de la minería ilegal y legal en las tres aristas que tiene la minería en Colombia actualmente. Cuando empecé a investigar el tema de la minería en general lo hice motivado de corazón, porque soy amante al macizo colombiano, amo el agua, los páramos, las lagunas y el nacimiento de los principales ríos de Colombia, como el Magdalena, el Cauca, el Patía, el Caquetá.

Por otra parte, las protestas de las comunidades oponiéndose a que las multinacionales lleguen a sus territorios me motivó a indagar por qué lo hacían, y a conocer más del territorio, para mezclarlo con el conocimiento que tenía de lo que ocurría en las minas de carbón del Cesar, con la extracción petrolera y toda la miseria que había en esos territorios.

Al mezclar esas dos emociones, sentí la necesidad de contar qué hay más allá de la contaminación de los ríos: ¿quiénes eran los responsables de acabar con los ríos? ¿quiénes eran los hombres que estaban codiciando el oro y el petróleo? ¿por qué existía tanta codicia? Luego de hacerme esas preguntas, movido por la sensibilidad al agua, sentí la necesidad de proteger los recursos naturales que tenemos en este momento.

¿Cuál es el mayor logro de la investigación?

El mayor logro de la investigación es el aporte hecho a la línea investigativa de la minería en Colombia. Avanzamos más allá de solo decir que el río Cauca o Quibdó están siendo devastados por las retro excavadoras. Develamos que detrás de la minería ilegal, y de las máquinas que devastan al territorio y los ríos de Colombia, hay importantes comercializadoras internacionales legitimadas por el Estado, dueñas del mercado del oro en el país.

Por ejemplo, en el Chocó, que es un departamento a investigar, encontramos que hay uno o dos títulos mineros que corresponden a la comunidad. Justamente, el Gobierno sabe que en la zona no hay minería legal a gran escala, para que aparezca como el segundo departamento productor del oro exportado legalmente en Colombia, como lo registra la Agencia Nacional de Minería. No hay ninguna razón para que el Gobierno siga legitimando ese oro que se exporta, que al final termina siendo de los departamentos que están anegados de retroexcavadoras, de dragas y que siguen acabando con los ríos.

Nos fuimos un poco a la línea borrosa de la minería ilegal y la minería legal, esa línea que están desdibujando estas comercializadoras, con el fin de hacer creer que ese oro que está saliendo de esos territorios donde hay minería ilegal es oro de negros que barequean, o que con su batea buscan un gramo de oro en el río. Ese es el aporte grande, haber ido más allá de solo decir que la minería ilegal es perjudicial para el medio ambiente, avanzamos al nervio de lo que no ha querido mostrar el Gobierno y entramos a destapar la economía que se mueve detrás de la minería y quienes la mueven.

¿Cómo abordar temas que son complejos en el país?

Hay que ser conscientes de que los temas complejos necesitan de un tiempo prudente para poder analizarlos, masticarlos y vivirlos. Si la investigación lleva tiempo, es necesario ir a campo una, dos o tres veces, porque en cada una de las visitas el periodista se entera de un dato distinto.

Nosotros contamos en el primer relato cuando llegamos a la mina y nos dimos cuenta que junto a la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) iban dos agentes infiltrados de la Fiscalía, con chalecos de la Corporación Ambiental, encargados de verificar el funcionamiento de la minería legal e ilegal en el territorio. Este episodio fue muy importante para mostrar el poder que tenían los señores Giraldo y Duque en el Valle del Cauca, en la comunidad y en el cerro donde tienen la planta de beneficio y producen el oro.

Cuando llegamos a la planta de electricidad en la cresta del cerro, los vigilantes descubren que los infiltrados eran de la Fiscalía, entonces nos dicen que se sienten traicionados por la Corporación Ambiental. En ese momento se empezó a escurecer el panorama, pero se empezaron a esclarecer las hipótesis planteadas desde el principio.

Lee la investigación completa publicada en el micrositio del proyecto La cobertura periodística del conflicto y la paz

1118
Modificado por última vez en Martes, 16 Mayo 2017 17:06